LA HISTORIA DE JUDI- DEPRESIÓN, SOBREPESO

By: | Tags: | Comments: 0 | August 12th, 2015

Algunas veces tienes que admitir que tu mamá tiene razón, aunque no quieras.

Yo estaba era una mujer muy deprimida, con sobrepeso, cansada y confundida en mis cincuentas, cuya mamá, una ávida radio escucha, estaba molestándola. Ya sabes, cuando tu mamá suelta pequeños comentarios como “te verías mejor si perdieras algo de peso” o “por qué no visitas al Sr. Hotze, él está describiendo tus síntomas, está ayudando a gente como tu y están mejorando”.

No soy tonta. De hecho, siempre he considerada como un individuo brillante, ¡entonces por qué ésta mujer con doctorado no podía sentirse mejor? Había intentado todo y en vano. Cada vez que iba al ginecólogo,  me prescribía más pastillas; mi doctor que veía mis problemas de estómago, me daba más antiácidos, el cardióloga decía que nada estaba al. ¿Entonces por qué me sentía tan mal?, ¿por qué era tan infeliz?, ¿por qué me molestaba tanto mi madre?,¿qué sabía mi mamá que yo no?.

Así que cuando mi mamá me insistió en que tratara de ver al Dr. Hotze, pensé ¿por qué no? Estoy yendo rápido hacia la nada y a este rimo, seguramente moriré joven como lo hizo mi padre.

Así que lo hice. Hice el pago y agenda mi cita.  La primer cita fue agotadora, por decir poco. Recuerdo a una mujer joven en el cuarto a lado del mío preguntando si habrían inyecciones. Obviamente no había pasado por la prueba de alergias…

Recuerdo preguntar al Dr. Hotze qué había en las drogas que se colocan debajo de la lengua para nivelar mis hormonas. No podía creer cómo me sentía. El dolor constante en mi cuello que había tenido por años había desaparecido y me sentí casi eufórica. Me preguntaba si era algún truco. No era así.

Me fui de mi primer visita CARGADA de suplementos de vitaminas y minerales, hormonas compuestas, y en gotas. No podía creer todas las pastillas. Mi esposo que es mi mayor fan y apoyo, me dijo que sabía que algo pasaba cuando compré un pequeño pastillero para guardar todo. Pero ¿funcionaría? Eso es lo que quería saber.

La dieta libre de levadura fue “justo lo que recetó el doctor”. Había sufrido de varias infecciones por la levadura. Ya saben, justo después de los antibióticos- antibióticos para los oídos, nariz, infecciones de garganta y luego la crema de levadura….luego la siguiente infección, la levadura…luego la crema. Había estado en ese ciclo por casi toda mi vida t no sabía que literalmente la levadura estaba destruyendo mi habilidad de matar las infecciones. La dieta fue un reto, pero n podía creer lo diferente que me sentía. Podía disfrutar mi almuerzo sin inflamarme como un cerdo después de las 3 pm. Mis anillos ya no me ajustaban. Mi cintura ya no estaba apretada por mi ropa.

Dentro de tres semanas, después de mucha dieta para “matar” la levadura, comencé a sentirme bien en general. Tenía más energía, más estamina. Definitivamente tenía más deseo por las pequeñas cosas de la vida. Trabajé duro por mantenerme con fe y ya podía realmente ver y sentir la nueva yo.

Hoy, cuatro años han pasado y le doy crédito al Dr. Hotze por salvar mi vida. Todavía trabajo duro en limitarme de mis cosas favoritas en la vida que sé que causan que la levadura crezca en mi sistema.  Me he mantenido con fe en los suplementos de vitaminas y minerales, mis medicamentos para la tiroides y mis hormonas. Es cierto, “mis hormonas”. Aquellas que fueron compuestas solo para mi. Ya no uso solo hormonas hechas comercialmente. Tengo “mis hormonas” gracias a usted.

Constantemente les digo a otras mujeres y hombres que muestran “la vieja yo” que no importa el sacrificio, busquen ayuda vean un físico de la salud y bienestar. Vean al Dr. Hotze. Hagan lo que tengan que hacer para sentirse mejor. Se los digo directo. Solo tienen una vida. Deberían experimentar la alegría y felicidad. He recuperado mi vida y creo que tengo que admitir que mi mamá estaba en lo cierto, y oh, por cierto, no es tan malo.

 

¿Se identifica con la historia de Judi? Contáctenos y permítanos ayudarle a recuperar su vida.

Leave a Reply