LA HISTORIA DE ALISHA – FIBROMIALGIA Y SÍNDROME DE FATIGA CRÓNICA

By: | Tags: | Comments: 0 | August 12th, 2015

Yo no era una persona sana hace un año. Por primera vez, mis enfermedades estaban afectando mi vida diaria y haciéndome imposible realizar mi trabajo. Yo había estado cansada por un largo tiempo, y he tenido dolores de estómago desde la secundaria. Las migrañas y dolores en el cuerpo comenzaron en la universidad. Algunas veces eran completamente debilitantes. Tuve períodos dolorosos cada mes. Era tan malo que vomitaba, perdía el conocimiento y requería recetas médicas para ayudar con los calambres. No fue sino hasta el invierno de 2004 que los bochornos comenzaron. Yo era un desastre. Llegaba a casa del trabajo todos los días completamente agotada; Nunca me sentí bien. Me habían dicho que tenía síndrome de intestino irritable, síndrome de fatiga crónica, fibromialgia, y también dijeron que todo estaba en mi cabeza. Hace un año, yo tenía sólo 22 años de edad, pero sentí que mi cuerpo había atravesado una dura vida de 100 años. Tenía miedo de estar completamente disfuncional como persona dentro de unos pocos años. Pero no iba a renunciar sin luchar!

Investigué mis opciones y, a través de las sugerencias de amigos y familia, decidí llamar al Dr. Hotze. Yo era escéptica. Yo creía y confiaba en la “medicina moderna”. Yo también estaba en el punto donde nadie había sido capaz de ayudarme y yo estaba dispuesta a intentar cualquier cosa. Ni siquiera era una cuestión de recuperar mi vida. No había nada que recuperar porque yo no sabía lo que era sentirse normal. Sólo tenía que conseguir mi vida!

El resto es historia, como dicen. El Hotze Wellness Center tenía un espacio en la agenda y conseguí ir en menos de una semana después de que llamé. Como hice mis entrevistas telefónicas, me sorprendió que me estaban haciendo preguntas que ningún otro médico, incluso había considerado. Ellos fueron capaces de explicarme por qué tuve diferentes síntomas que la mayoría de los médicos pasaron por alto.

Estoy en un lugar muy diferente ahora de lo que era hace un año. La única manera de describirlo es que me siento … normal. Puedo funcionar normalmente después de una noche de sueño razonable o de una ocasional noche corta. No he tenido una migraña en más de 6 meses. Mis períodos son casi libres de calambre y duran sólo 4 días. Me enteré de que era alérgica al trigo y eso se ha hecho cargo de mis dolores de estómago y que también aumentaba mi fatiga. Las cosas que causan los síntomas eran una mezcla de hipotiroidismo, dominio de estrógeno, una alergia al trigo y la falta de nutrición.

Yo no renunciaría a mis hormonas bioidénticas por nada. La tragedia más grande de mi vida habría sido nunca saber lo que significaba sentirse descansado; para sentirse saludable. Soy muy afortunada. Creo que no podría haber encontrado ayuda en ningún otro lugar. Me siento muy afortunada de que voy a ser capaz de vivir una vida plena y saludable con mi marido, mis alumnos en la escuela, y para mis futuros hijos. Mi vida está llena de energía para vivir. Soy capaz de darle algo a mi marido y de ser una buena maestra para mis estudiantes de secundaria. Ahora termino mi trabajo sintiéndome vigorizada y me dirijo al gimnasio para hacer ejercicio todos los días. Cuando llego a casa, como una comida saludable, llego a la cama a una hora normal y estoy lista para hacerlo todo de nuevo en la mañana. Normal. Normal. No necesito una vida extraordinaria. Normal es lo suficientemente bueno para mí!

¿Puede relacionarse con la historia de Alisha? Contáctenos hoy para que pueda comenzar en su camino hacia la salud y el bienestar.

Leave a Reply