LA HISTORIA DE PETER

By: | Tags: | Comments: 0 | August 11th, 2015

Todo padre con tres adolescentes y uno en edad de pubertad no tiene tiempo de sobra, pero mi situación ha trascendido los límites de la normalidad en varios aspectos. He sido padre de cuatro hijos —tres de ellos, niñas— por siete años. Libro mi situación con un solo ingreso, sin seguro ni pensión conyugal, y nuestro hogar es pequeño pero humilde. Hemos cultivado una base constante de cariño y cuidados, pero debido a la situación de distanciamiento de la madre de mis hijos, digamos que el asunto ha sido muy complicado y agobiante durante todos estos años. A mis hijos les va mejor que nunca en la escuela pero siguen con cierto atraso académico por la situación estresante que han vivido en casa en su infancia. Dos de ellos tienen ciertas discapacidades y uno, Síndrome de Klienfelter. Gracias al Hotze Health and Wellness Center mi aprecio y visión de vida han mejorado tanto que se lo he contagiado a mis hijos. La verdad nunca percibí la cuenta de salud que me cobraba el estrés y otras emociones negativas en mi esfuerzo de padre soltero. Mi trabajo me permite escuchar la radio todos los días, y justo ahí pude enterarme de la labor del Hotze Health and Wellness Center. Adoptar su programa de salud y bienestar ha significado una increíble diferencia en mi bienestar físico y mi sentir sobre la vida.

Parecía que mi presupuesto no alcanzaría para solventar mis gastos como paciente, sin embargo el personal del Hotze me ayudó a posibilitar la mejor inversión que he hecho en mi salud. Gracias a ella he podido recobrar mi vida a mis 43 años, al atender mi salud con buena nutrición y vitaminas, equilibrio hormonal y una función tiroidea adecuada. En mi hogar se ha vuelto norma preparar nuestros propios alimentos saludales, y todos hemos disfrutado sus beneficios. Además, esto inculca en mis hijos hábitos saludables y cómo el bienestar físico es clave para vivir su vida al máximo.

Para resumir mi historia, mi malestar era notorio y me costaba mucho salir de mi cama cada día. Mis hijos y yo nunca hemos tenido familiares que nos apoyen, pero mis mejores amigos sí que notaban mi falta de motivación por vivir, al grado de que se preocupaban constantemente por mi salud. Mis niveles de estrés y depresión sufrieron un cambio impresionante con el distanciamiento de la madre de mis hijos. Ellos fueron los más afectados por esta situación, incluso sufrieron ciertos traumas, pero gracias a su esfuerzo diario están cada día mejor. Aunque conservamos ciertas huellas de las batallas, Hotze llegó al rescate. Ahora me siento más capaz que nunca de no estancarme en la tragedia, gracias en gran medida a Hotze, que me ha permitido procurar una mejor salud y recuperar mi vida. ¡Mi renovación es notoria y ahora siempre veo el vaso medio lleno porque me siento muy bien!

Los síntomas que me aquejaron por años se esfumaron por completo: depresión, falta de energía y motivación, alergias y resfriados constantes, dolores de músculos y articulaciones, sudoraciones nocturnas, enfriamiento en manos y pies, problemas de concentración y memoria, insomnio, dolores de cabeza, y dolor en general. Renové mi fuerza y ahora resuelvo mucho más fácil y con una actitud positiva los problemas inherentes a la vida común. Estoy seguro de que le debo este cambio radical al programa de Hotze. Me siento como una nueva persona dispuesta a afrontar con alegría cada día en vez de hacerlo con lamentos. Mi depresión desapareció en tan solo un año y mis niveles de estrés son bastante llevaderos y he aprendido a lidiar con ellos gracias a Hotze. Y, aunque siempre he tenido una fe espiritual, ahora la armonizo con el complemento de mi fortaleza física.

Mis visitas al doctor son pocas, no recurro a ellas al menos de que sea estrictamente necesario, puesto que nunca he confiado mucho en la medicina convencional y su uso extendido de fármacos. Me parece ridículo y cuestionable que los efectos secundarios de un medicamento sean peores que sus resultados. El haber estado casado con una persona adicta a los fármacos hace que piense dos veces antes de tomar cualquier pastilla

El doctor Hotze, su equipo de trabajo y su programa son excepcionales. He escuchado su programa radiofónico por dos años e incluso les he llamado, porque contactarlos se siente casi como hablar con tus padres. Con esto quiero decir que el personal de Hotze se muestra sinceramente interesado y atento para ayudar; hasta se han tomado el tiempo de llamarme para conocer mejor mi caso y averiguar justo lo que necesito para auxiliarme.

Aunque la primera vez que visite su clínica Katy no sabía qué esperar, ya de antemano me habían atendido muy bien, por lo que me sentí seguro, cómodo, como si estuviera en el lugar correcto. Fue una grata sorpresa encontrarme con una enfermera que me esperaba e incluso sabía mi nombre al momento de entrar por esa puerta. Me hicieron sentir como si fuera su único paciente; nunca sentí prisa y, por el contrario, se tomaron todo el tiempo para escucharme, a diferencia de lo que ocurre con frecuencia en los consultorios médicos convencionales. Otra sorpresa en mi primera visita fue que me ofrecieron botanas y bebidas nutritivas para recuperar mis energías luego del ayuno requerido para mis estudios médicos. ¿Cuándo te encuentras con eso en un consultorio médico? Mmm… se supone que la nutrición es clave para una buena salud, ¿no?

Aprender que el desquilibrio hormonal y una mala nutrición son la raíz de todo mal físico me llevó a cultivar buena salud y bienestar. No tuve gran problema en seguir la dieta libre de levadura que me prescribieron el primer mes (y vaya que el chocolate sirvió muy bien como gancho porque me lo puse yo mismo como premio final por mis esfuerzos). Luego de dos semanas de este programa alimenticio, me sentía muy bien en general: mi sueño mejoró; me alivié de la indigestión, el reflujo y las alergias a la comida; noté un repunte en mi energía y un cambio favorable en mi apariencia, al grado que bajé unos cuantos kilos. La comida me sabía mejor y perdí el antojo por los carbohidratos simples y las “malas” comidas. Los síntomas por estos cambios no fueron más que una erupción no irritante que apenas duró una semana.

Estoy fascinado por la ayuda de Hotze. A la fecha aún les llamo para hacerles preguntas… y vaya que REALMENTE me conocen ahora. En mi opinión, el doctor Sheridan es un estupendo médico en cuyos métodos confío plenamente, además del doctor Simon, quien ahora me atiende en Hotze. No dejan de impresionarme las cualidades del personal médico y administrativo, y la forma en que está organizado: todos son expertos y hacen de cada visita una experiencia placentera. Constantemente recomiendo el Hotze Health and Wellness Center a mis amigos y conocidos, por el gran cambio que han provocado en mi vida y en mi porvenir. ¡El Hotze Health and Wellness Center puede hacer lo mismo por usted!

¿Puede identificarse en la historia de Peter? Póngase en contacto con nosotros y permítanos ayudarle a recuperar su vida.!

Leave a Reply

Send this to friend