LA HISTORIA DE WANDA

By: | Tags: | Comments: 0 | August 12th, 2015

Mi madre, Wanda es lo que yo llamo la mamá milagro. Hace unos 5 años, mi papá escuchó Dr. Hotze en la radio. Este fue el primer milagro. Los dos hicieron una cita para visitar al Dr. Hotze. El sonido de su voz después de la visita fue un tono que no había escuchado en 15 años – el sonido de la ESPERANZA.

“El sonido de su voz después de la visita fue un tono que no había escuchado en 15 años -el sonido de la esperanza.”

Mi mamá siempre había tenido dolores de cabeza de migraña, pero desde finales de 1984, ocurrían de manera diaria. Se fue de médico en médico; de prueba en prueba; de hospital en hospital; de escaneo en escaneo y lo más debilitante de todos, de medicina en medicina. Fue a través de 37 tipos diferentes de medicamentos que incluyen inyecciones de Botox antes de que fueran incluso popular. Ella estaba tomando entre 6-8 medicamento diferentes 2-3 veces al día. Los costos de los medicamentos en los últimos años se elevaron a más de $ 50,000.00 gran parte de estos, los llamados nuevos fármacos, no fueron cubiertos por el seguro. Ella pasó de ser una hermosa madre de 45 años de edad a ser una mujer que había perdido una gran cantidad de peso; que había perdido gran parte de su memoria y que ni siquiera podía recordar cosas sobre sus nietos. Mamá se perdía en las tiendas y no podía encontrar el camino a su coche. Ella ni siquiera podía recordar llamadas telefónicas que habíamos tenido. Ella solía repetir cosas que ya me había dicho. Nuestra relación sufrió enormemente. Todo lo que ella hablaba era su salud. Ella estaba buscando y con mucha razón, algo que aliviaría el dolor en la cabeza. Su salud se mantuvo en declive y decayó, decayó, decayó y no fue sino hasta que una noche, mi padre me llamó y me dijo que fuera a la casa por que él había llamado a una ambulancia, mi mamá no podía moverse. Después del viaje en ambulancia y una larga espera, el médico no podía entender lo que estaba mal, una vez más. Más tarde esa misma semana, volvió a suceder. Esta vez fuimos a un hospital diferente con diferentes médicos y una vez más, el mismo resultado. Nadie podía entender lo que estaba mal. Mi padre y yo sabíamos que había algo seriamente mal. El médico, de la clínica de dolor de cabeza de renombre mundial, al que ella había estado viendo durante los últimos 10 años, decidió que había hecho todo lo que podía hacer y no iba a verla nunca más – un médico que como ustedes leen esto, podrían al día de hoy, o conocer o a alguien que es paciente de este médico. Me gusta llamarlo “Doctor probador de drogas.” Su lema es, “Vamos a probar este nuevo medicamento que salió.”

Gracias a Dios por el programa de radio. Estaba a punto de resignarme al hecho de que iba a perder a mi mamá. Milagro número dos, el regimiento de vitaminas que el Dr. Hotze le puso! Ella se sintió mejor casi inmediatamente. Fue la cosa más milagrosa que había visto nunca. Su color era mejor, su piel parecía refrescada, podía recordar cosas y ella tenía el sonido de la ESPERANZA. Yo estaba en camino de recuperar a mi madre! Qué maravilloso fue todo. La paciencia del personal, la profesionalidad de todos los involucrados era simplemente espectacular.

Lenta, pero seguramente ella se deshizo de todos los medicamentos que habían envenenado su cuerpo durante tantos años. Nos reímos ahora de cosas que sucedieron antes de que se presentara “su situación.” Es, a este día, increíble la diferencia que la clínica ha hecho en todas nuestras vidas.

¿Puede relacionarse con la historia de Wanda? No espere.  Contáctenos hoy para que podamos ayudarle a transformar su vida!

Leave a Reply

Send this to friend